Juan Santacruz, tarotista, vidente natural y astrólogo profesional

Juan Santacruz, tarotista, vidente natural y astrólogo profesional

viernes, 3 de octubre de 2008

El Tarot

El enigmático universo del Tarot constituye, sin duda alguna, un universo oculto dentro de nuestro Universo. "Hay otros mundos, pero están en éste", declaraba con gran acierto aquel psiconauta surrealista llamado Paul Eluard. En efecto, el cosmos, nuestro cosmos, si somos fieles y sensibles a la etimología de esta palabra, es un orden, un todo ordenado. En este "todo", cada una de las infinitas partes cumple en la intrascendencia cotidiana una función de orden trascendente, de orden metafísico. Todos los elementos que componen este mundo visible están, de un modo u otro, ligados o entrelazados por nexos inevidentes e invisibles cuya sutil y misteriosa trama constituye la cara oculta de la moneda, el aspecto mágico de la vida. Lo mismo ocurre con las cartas del Tarot.

Los objetos, las personas, las palabras, los números o los cotidianos acontecimientos son como los cristales coloreados de ese extraño caleidoscopio que es la vida. Los antiguos chinos y los presocráticos habían comparado la vida a un río, un río en el que "todo pasa y todo queda", añadiríamos tomando prestados unos versos de Machado. En este río cada gota de agua está íntimamente unida a todas las otras; dicho de otro modo, cada acontecimiento ocurre y existe porque no es fortuito o casual, sino que depende de muchos otros, de todos los otros, nos atreveríamos a afirmar.

La Alta Magia Blanca

La realización de Rituales de Santería para resolver cualquier tipo de problema o situación que obstaculiza la vida, es una práctica milenaria que por fortuna no se ha perdido en la sociedad actual. Estos Rituales se realizan en todo el mundo y en todas las culturas bajo distintos credos religiosos, en mi Gabinete ejerzo la santería mediterránea o magia mediterránea, una forma de Alta Magia Blanca, también llamada Magia Mayor, muy efectiva y que no le causará ningún problema.

Mediante la realización de estos Rituales se trata fundamentalmente de ejercer influencia sobre lo que rodea a la persona, tratando de cambiar las circunstancias que condicionan su vida. Los Rituales intervienen siempre a nivel espiritual y los realizo como extensión de mis facultades personales, proyectándolos hacia dimensiones que se encuentran más allá de los límites que se conciben por los sentidos.

Mis Rituales Santeros se aplican a cualquier tipo de problema, aunque lo más frecuente es aplicarlos en los problemas de amor y matrimonio, donde estoy totalmente especializado, para solucionar problemas con la persona amada o que regrese la pareja que le ha abandonado. Rituales de protección contra el daño. Rituales contra las malas influencias o las malas energías provocadas por los demás. Rituales para atraer la buena suerte y el dinero. Rituales contra los celos o las injurias de otros. Rituales para el éxito en empresas, negocios, viajes, estudios, etc.

La Astrología

El ser humano es la más noble criatura terrestre, pues es la única que posee no sólo la facultad de percibir el ambiente mediante sus sentidos, sino también el don de representarlo en síntesis puramente espiritual. Tal "visión del mundo" constituye el más precioso caudal de su sabiduría, tanto más valioso para él dado que sustenta la creencia de haberlo producido en virtud de un acto volitivo y libre de creación. Sin embargo, y aunque dicha creencia sea propia de la naturaleza humana, es en realidad errónea o por lo menos, sólo parcialmente exacta, porque está probado que el alcance de los conocimientos depende en sí de la facultad perceptiva humana, es decir de los sentidos y, en consecuencia, es de índole subjetiva. Así lo comprendió Pitágoras, al resumirlo en su lapidaria frase de: "El hombre es la medida de las cosas".

Por otra parte, existen en el mundo influencias quizás más efectivas que la impresión de nuestros sentidos, pero que escapan a su percepción y que con harta frecuencia no se incorporan a su visión del mundo. Participan de estas influencias las relativas a las fuerzas que estudia la astrología, que revisten suma importancia en la función de los procesos vitales y en la concreción del éxito; pero que los pocos practicantes de dicha ciencia han limitado a un sólo aspecto, si bien de importancia particular.

De ninguna manera debe olvidarse que las fuerzas consideradas por la astrología, que revisten suma importancia son de carácter universal, vale decir que influyen en la totalidad de los sucesos terrestres. En la producción de los fenómenos terrestres, tal ingerencia se combinará siempre con condiciones puramente terrestres. Existirá por doquier, aunque no participará en la misma proporción. Así, por ejemplo, el factor astral de la combinación se hará valer en el hombre como excitación y en el terrestre como amplitud de reacción. Dentro de una observación científica del mundo, fundada en la ley de causa y efecto, es natural que todo acontecimiento en el ilimitado universo, por más exiguo y sencillo que sea, debe provocar a su vez una serie de acontecimientos. Y ese mismo acontecimiento no es otra cosa que una consecuencia de otros.

Por nuestra parte, los astrólogos, hemos constatado que la astrología es susceptible de desentrañar las relaciones del Todo con el acaecer terrestre. Que es la ciencia del determinismo cósmico y que, en su especial aplicación al hombre, investiga los nexos existentes entre los factores astronómicamente determinables de un cuadro natal celeste (carta astral) y los acontecimientos de la vida del sujeto de aquella carta astral, ya se trate de individuos o de colectividades.